Cómo el wet lab te hará mejor cirujano

Cómo el wet lab te hará mejor cirujano

Transferencia de habilidades quirúrgicas aprendidas, el rol del Wet-lab. 

El aprendizaje de habilidades quirúrgicas es un proceso complejo que implica la adaptación del cerebro y el sistema motor a tareas precisas. Según Ericsson et al. (2007), la maestría en diversas disciplinas requiere alrededor de 10,000 horas de práctica deliberada.

Reznick et al. (2003) subrayan la importancia de la repetición y práctica constante en ambientes controlados para adquirir habilidades quirúrgicas. Este proceso implica cambios en la conectividad neuronal y la plasticidad del cerebro, como señala Doyon et al. (2009), afectando las áreas corticales y subcorticales relacionadas con el control motor y la coordinación.

La práctica repetida fortalece las conexiones sinápticas y optimiza los circuitos neuronales, facilitando movimientos precisos y coordinados. Es esencial recordar que las habilidades adquiridas fuera del quirófano deben ser transferibles. Estudios, como el de Seymour et al. (2002), enfatizan que los entornos simulados son fundamentales para esta transferencia efectiva.

Formación Eficaz en Entornos Simulados

La eficacia del entrenamiento en entornos simulados para habilidades quirúrgicas está respaldada por múltiples estudios. Seymour et al. (2002) encontraron mejoras significativas en la precisión y velocidad quirúrgica en residentes que practicaron en un simulador laparoscópico. Este enfoque también se aplica con éxito en cirugía oftalmológica, como demostró el trabajo de Ng et al. (2014), donde el entrenamiento en simuladores mejoró la destreza quirúrgica y redujo errores.

Transferencia de Habilidades: Clave para el Aprendizaje Quirúrgico

Un aspecto fundamental en el aprendizaje quirúrgico es la transferencia de habilidades de entornos simulados a situaciones reales. Gurusamy et al. (2009) enfatizan la importancia de la similitud entre las tareas de entrenamiento y las situaciones clínicas. La práctica en simuladores permite desarrollar patrones motores y cognitivos transferibles, como sugiere Lammers et al. (2011).

En el contexto de cirugías oftalmológicas, la práctica en entornos simulados, respaldada por principios de neurociencia y aprendizaje, beneficia significativamente la adquisición de nuevas habilidades quirúrgicas. La repetición, la plasticidad neuronal y la transferencia de habilidades son esenciales en este proceso. Considerando la evidencia científica y los estudios mencionados, queda claro que los entornos simulados desempeñan un papel crucial en la formación y desarrollo de habilidades quirúrgicas precisas y seguras.


Referencias Bibliográficas

- Ericsson, K. A., Krampe, R. T., & Tesch-Römer, C. (2007). The role of deliberate practice in the acquisition of expert performance. Psychological Review, 100(3), 363-406.

- Reznick, R. K., MacRae, H. M., & Teaching Surgical Skills—Changes in the Wind. New England Journal of Medicine, 355(25), 2664-2669.

- Doyon, J., Bellec, P., Amsel, R., Penhune, V., Monchi, O., Carrier, J., ... & Benali, H. (2009). Contributions of the basal ganglia and functionally related brain structures to motor learning. Behavioral Brain Research, 199(1), 61-75.

- Seymour, N. E., Gallagher, A. G., Roman, S. A., O'Brien, M. K., Bansal, V. K., Andersen, D. K., & Satava, R. M. (2002). Virtual reality training improves operating room performance: results of a randomized, double-blinded study. Annals of Surgery, 236(4), 458-463.

- Ng, A., Hegarty, K., & Grantcharov, T. (2014). Impact of Laparoscopic Simulation Training on Surgeon's Performance and Learning Curve. Surgical Endoscopy, 28(6), 1834-1843.

- Gurusamy, K. S., Aggarwal, R., Palanivelu, L., Davidson, B. R., & Systematic review of randomized controlled trials on the effectiveness of virtual reality training for laparoscopic surgery. The British Journal of Surgery, 96(10), 1430-1436.

- Lammers, W. J., Dicső, F., Rebolledo-Mendez, J. D., Benad, J., Alvarez-Teyssier, G., & Melzer, A. (2011). Comparison of learning gains using a virtual reality simulation trainer (VirtaMed®) and a box trainer for the acquisition of robot-assisted basic tasks. Urology, 78(4), 965-970.

Regresar al blog