¿Por qué trabajar el material del tema en bloques de pomodoros?: según la ciencia

¿Por qué trabajar el material del tema en bloques de pomodoros?: según la ciencia

La neurociencia nos enseña que nuestra capacidad de concentración tiene un límite efectivo. Trabajar de forma ininterrumpida durante largos períodos puede llevar a una disminución significativa en la atención y la calidad del estudio. Por eso, dividir tu tiempo de estudio en bloques de 25 minutos, conocidos como pomodoros, tiene un impacto sustancial.


Trabajar en bloques de tiempo cortos ayuda a mantener un alto nivel de concentración y evitar la fatiga mental. Los ritmos naturales de nuestro cerebro (ciclos circadianos y los ritmos ultradianos) siguen ciclos de actividad y descanso a lo largo del día, y los intervalos de 25 minutos se alinean con estos ritmos para aprovechar los momentos de mayor alerta y productividad.


Además, esta técnica no solo mejora la concentración y el enfoque, sino que también facilita la memorización efectiva. Al distribuir el estudio en bloques de tiempo más cortos, estás aplicando la repetición espaciada, una estrategia respaldada por la neurociencia que mejora la retención a largo plazo.


Al evitar la fatiga mental y el estrés asociado con tareas extensas, los pomodoros te permiten mantener un estado de alerta óptimo. Además, al completar tareas en bloques de tiempo más cortos, experimentarás una mayor sensación de logro y motivación, lo que impulsa tu productividad a lo largo del día.


En resumen, la técnica del Pomodoro es una estrategia científicamente respaldada para mejorar la concentración, el enfoque, la productividad y la retención de información. Al implementar esta técnica, estás aprovechando los principios fundamentales de la neurociencia del aprendizaje para optimizar tu estudio.

 

 

Referencias:

 

- Baumeister, R. F., Vohs, K. D., & Tice, D. M. (2007). The strength model of self-control. Current Directions in Psychological Science, 16(6), 351-355.

 

- Cepeda, N. J., Pashler, H., Vul, E., Wixted, J. T., & Rohrer, D. (2006). Distributed practice in verbal recall tasks: A review and quantitative synthesis. Psychological Bulletin, 132(3), 354-380.

 

- Cleary, T. J., Callan, G. L., & Zimmerman, B. J. (2006). Levels of self-regulation and academic achievement: A longitudinal study. Contemporary Educational Psychology, 31(4), 551-572.

 

- Kerfoot, B. P., Baker, H., Pangaro, L., Agarwal, K., Taffet, G., & Mechaber, A. J. (2007). An Online Spaced-Education Game for Global Continuing Medical Education. AMIA Annual Symposium Proceedings, 11, 420-424.

 

- Lim, J., Wu, W. C., Wang, J., Detre, J. A., Dinges, D. F., & Rao, H. (2009). Imaging brain fatigue from sustained mental workload: An ASL perfusion study of the time-on-task effect. NeuroImage, 49(4), 3426-3435.

 

- Monk, T. H. (1990). The daily social rhythm scale: A self-report measure of diurnal variation in socially relevant activities. Journal of Clinical Psychology, 46(2), 260-273.

 

- Salanova, M., Schaufeli, W. B., Llorens, S., Peiró, J. M., & Grau, R. (2002). Desde el "burnout" al "engagement": ¿una nueva perspectiva? Revista de Psicología del Trabajo y de las Organizaciones, 18(3), 117-134.

 

- Troussas, C., Krouska, A., & Virvou, M. (2019). The effectiveness of learning objects enriched with learning analytics for stimulating the attention of students in distance education. Computers in Human Behavior, 98, 169-179.

Regresar al blog